Ocho bodegas, ocho identidades de marca.

Grupo Faustino es uno de los grandes grupos bodegueros de nuestro país. Entre las bodegas que gestiona el grupo, encontramos algunas de muy reconocidas e internacionales, como Faustino. Otras enfocadas a perfiles más aficionados al vino, como Campillo o Portia. O bodegas más pequeñas que hasta el momento no tenían ningún foco definido.

Partiendo de esa amplia variedad de marcas, el objetivo era trabajar cada marca para que todas construyeran significados a distintos niveles, diversificando y aumentando el alcance del conjunto del grupo.

Realizamos un amplio estudio desde muchas perspectivas. Analizamos extensamente la competencia a nivel nacional e internacional, tendencias sociales y perfiles de targets con sus características específicas. Inscribimos cada marca dentro de un territorio de comunicación no trabajado por ningún competidor, relacionándola con un target definido y apostando por una tendencia concreta. En base a cada territorio, bajamos un posicionamiento y una personalidad de marca diferenciada y relevante en el contexto actual.

El equipo creativo diseñó identidades de marca para cada bodega, evolucionando el look and feel ya existente de cada una de ellas hacia los conceptos definidos. Un plan de marketing estableció las lineas de acción para acercar a cada target las nuevas propuestas.